La tarjeta de crédito es una tarjeta bancaria que nos permite disponer de una cantidad de dinero que nos es prestada por el banco emisor de la tarjeta, a quien debemos pagar en una fecha estipulada o por medio de cuotas que establece la institución financiera.

Con este producto el banco se hace responsable de realizar nuestros pagos en aquellos establecimientos en los cuales utilizamos la tarjeta, posteriormente nos envía de forma mensual un resumen de todas las transacciones realizadas, esto con el objetivo de que conozcamos la cuota a pagar para estar al día y poder así seguir utilizando la tarjeta sin necesidad de caer en multas o cargos. 

Las multas surgen cuando no pagamos a tiempo y por ende el banco que emite la tarjeta de crédito se ve en la obligación de cobrar intereses sobre el saldo que no hemos cancelado.

Poder acceder a este tipo de producto es un privilegio para todo cliente de banco ya que si una institución financiera decide emitir una tarjeta de crédito es porque el cliente se hace merecedor de confianza y credibilidad respecto al manejo de sus finanzas. Una tarjeta de crédito es un producto que se recibe por un fin, no a algo que se tiene derecho.

Dichas tarjetas son un producto bancario que nos ofrece muchas facilidades y beneficios, entre los cuales podemos mencionar:


Es importante recordar que para acceder a todos estos beneficios debemos, antes de solicitar una tarjeta de crédito, tomar en cuenta ciertos aspectos los cuales nos permitirán hacer un buen uso de dicho producto y sobre todo nos ayudarán a cuidar nuestro presupuesto, tales como: